Explica las características políticas y económicas de los reinos helenisticos

Explica las características políticas y económicas de los reinos helenisticos

465

Arquitectura helenística

La economía de la Grecia antigua es un enigma. Dada la lejanía de la antigua civilización griega, las pruebas son mínimas y abundan las dificultades de interpretación. La antigua civilización griega floreció desde el año 776 hasta el 30 a.C., en lo que se conoce como los periodos Arcaico (776-480), Clásico (480-323) y Helenístico (323-30).2 Durante esta época, la civilización griega era muy diferente a la nuestra en varios aspectos. En los periodos Arcaico y Clásico, Grecia no estaba unificada, sino que se componía de cientos de pequeñas poleis o «ciudades-estado» independientes. Durante el periodo helenístico, la civilización griega se extendió por Oriente Próximo y los grandes reinos se convirtieron en la norma. A lo largo de estos periodos de la antigua civilización griega, el nivel de tecnología no se parecía en nada al actual y se desarrollaron valores que configuraron la economía de forma única. Por ello, a pesar de más de un siglo de investigación, los estudiosos siguen debatiendo la naturaleza de la economía griega antigua.

Además, las pruebas son insuficientes para emplear todos los métodos cuantitativos, salvo los más básicos del análisis económico moderno, y han obligado a los estudiosos a emplear otros métodos de investigación más cualitativos. Por lo tanto, este breve artículo no incluirá ninguna de las estadísticas, tablas, cuadros o gráficos que normalmente acompañan a los estudios económicos. En su lugar, se intentará exponer los tipos de pruebas disponibles para estudiar la economía de la Grecia antigua, describir brevemente el largo debate sobre la economía de la Grecia antigua y el modelo más aceptado de la misma, y luego presentar una visión básica de los diversos sectores de la economía de la Grecia antigua durante las tres fases principales de su historia. Además, se hará referencia a algunas tendencias académicas recientes en este campo.

Explica las características políticas y económicas de los reinos helenisticos en línea

El libro de Heinz Heinen ofrece una visión concisa de la época helenística y su historia desde Alejandro hasta Cleopatra. De hecho, aborda una gran variedad de temas que incluyen los acontecimientos políticos, la constitución, la sociedad y la economía de los estados helenísticos, tanto de las monarquías como de las ciudades, y más generalmente la vida cultural y religiosa. Como es habitual en la serie C. H. Beck Wissen, el libro se dirige a un público más amplio con un interés más general en el tema. En consecuencia, Heinen no puede tratar con gran detalle la erudición moderna (y a menudo controvertida). Sin embargo, este «déficit» se compensa con creces gracias a la bibliografía que Heinen ofrece al final del libro, que ofrece una selección representativa de monografías que reflejan la diversidad tanto de la historia helenística como de la investigación moderna sobre ese periodo, y aunque el libro se dirige principalmente a los no especialistas y no exige ningún conocimiento previo del tema, refleja los últimos avances en la investigación y proporciona una y otra vez al lector nuevas interpretaciones de la historia de la época helenística. Su fuerza particular reside en la multitud de enfoques diferentes aplicados por el autor para describir de la forma más completa posible la época helenística y su carácter. En primer lugar, Heinen se ocupa de describir la época helenística como un periodo distinto dentro de la historia del mundo antiguo y de aclarar al lector sus características específicas.

Wikipedia

Blackwell’s Companion to the Hellenistic World es la primera publicación de una serie propuesta de Companions que pretende reflejar «la diversidad y la vitalidad de los estudios sobre la antigüedad» y «presentar panoramas accesibles y autorizados de expertos en todos los aspectos del mundo antiguo». Se espera que cada libro contenga entre treinta y cuarenta ensayos escritos específicamente para la serie, que está dirigida a un público de estudiantes y lectores en general.

En su capítulo introductorio, Approaching the Hellenistic World, el editor, Andrew Erskine, examina las pruebas disponibles para las reconstrucciones narrativas y los debates temáticos que siguen. Contextualiza el periodo con la historia de Augusto colocando una corona de oro sobre el cuerpo de Alejandro, pero rechazando la oferta de ver las tumbas de los Ptolomeos porque «quería ver a un rey, no a unos cadáveres»: esto resume, para Erskine, la forma despectiva en que se suele considerar el periodo helenístico. Así, justifica la razón de ser del libro y repasa las pruebas literarias, epigráficas y papirológicas, dedicando un apartado a Otras voces, el «gran número de culturas y pueblos diferentes bajo el dominio greco-macedonio». Al igual que los demás capítulos, éste concluye con indicaciones de lecturas adicionales, tanto de estudios generales como de obras que abordan específicamente los difusos tipos de pruebas con los que tratan los historiadores helenísticos.

Explica las características políticas y económicas de los reinos helenisticos 2020

El periodo helenístico abarca el periodo de la historia del Mediterráneo entre la muerte de Alejandro Magno en el 323 a.C. y la aparición del Imperio Romano, tal y como significó la batalla de Actium en el 31 a.C.[1] y la conquista del Egipto ptolemaico al año siguiente[2] El periodo de Grecia anterior a la época helenística se conoce como Grecia clásica, mientras que el periodo posterior se conoce como Grecia romana. La palabra griega antigua Hellas (Ἑλλάς, Ellás) era originalmente el nombre ampliamente reconocido de Grecia, del que se derivó la palabra helenística[3] «helenístico» se distingue de «helénico» en que el primero abarca todos los territorios bajo influencia griega antigua directa, mientras que el segundo se refiere a Grecia en sí. En cambio, el término «helenístico» se refiere a lo que está influenciado por la cultura griega, en este caso, el Oriente tras las conquistas de Alejandro Magno.

Tras la invasión del Imperio Aqueménida por parte de Alejandro Magno en el año 330 a.C. y su desintegración poco después, los reinos helenísticos se establecieron en todo el suroeste de Asia (Imperio Seléutico, Reino de Pérgamo), el noreste de África (Reino Ptolemaico) y el sur de Asia (Reino Greco-Bactriano, Reino Indo-Griego). El periodo helenístico se caracterizó por una nueva oleada de colonización griega[5] que estableció ciudades y reinos griegos en Asia y África[6], lo que dio lugar a la exportación de la cultura y la lengua griegas a estos nuevos reinos, que llegaron hasta la actual India. Estos nuevos reinos también se vieron influenciados por las culturas indígenas, adoptando las prácticas locales cuando eran beneficiosas, necesarias o convenientes. La cultura helenística representa, pues, una fusión del antiguo mundo griego con el de Asia occidental, el noreste de África y el suroeste de Asia[7]. Esta mezcla dio lugar a un dialecto griego común basado en el Ático, conocido como griego koiné, que se convirtió en la lengua franca en todo el mundo helenístico.



Redactor independiente con experiencia en varios medios digitales de LATAM. Te explico paso a paso tramites e información del día a día en este blog de Ecuador.